Todas somos culpables de cometer alguno de ellos de vez en cuando. ¿Tuviste un día largo y te vas a dormir sin desmaquillarte? ¿No recuerdas cuándo fue la última vez que limpiaste tus brochas? Parece que son acciones muy inocentes, pero estos malos hábitos le suman edad a nuestra piel. Así que es momento de conocer lo que nos daña y comenzar a evitar las siguientes acciones:
  • Dormir maquillada: Por más cansada que estés, más vale que limpies y desmaquilles tu rostro antes de dormir, pues en las noches tu piel tiene una capacidad de absorción impresionante y si duermes sin desmaquillarte tus poros se llenarán de bacterias, polvo, contaminación, etc, lo cual favorecerá a que te salgan imperfecciones y comiences a tener arrugas a temprana edad
  • Exprimir Imperfecciones: Aunque te mueras por quitar ese barro o espinilla que te salió en la cara, es mejor que ni se te ocurra tocarlo o exprimirlo, pues el poro se infectará, correrás la grasa hacia otros lados, se hará grande, se verá más y además corres el riesgo de quedar marcada, ¿así o más razones para no hacerlo?
  • Exponerte al Sol: ¿A qué mujer no le gusta un bronceado perfecto?, pues aunque te encante más vale que tomes medidas serias antes de hacerlo, pues aunque no estés de vacaciones tu rostro recibe diariamente una gran cantidad de rayos UV, los cuales propician la aparición de manchas, paño y en el peor de los casos cáncer de piel, así que jamás olvides salir de casa sin antes ponerte protector solar.
  • Fumar: Si observas a una mujer que fuma y la comparas con una que no lo hace notarás que la primera se ve más grande, esto es porque el tabaco contiene toxinas que acaban con las células de la piel y sin duda alguna esto favorece a un envejecimiento prematuro
  • Tomar bebidas alcohólicas: Si eres de las que se toma una de vez en cuando no tienes de qué preocuparte, pero si eres de las que se toma sus copitas por lo menos una vez a la semana tienes que saber que pronto te verás más grande, pues el alcohol deshidrata la piel y hace que salgan arrugas
  • Dormir poco: Por la noche las células de nuestra piel se regeneran y entre más duermas te verás joven por más tiempo, además no tendrás que preocuparte por las horrendas ojeras
  • No limpiar las brochas de maquillaje: Las brochas de maquillaje guardan una gran cantidad de bacterias que van directito a nuestra piel en cuanto nos maquillamos, por eso es muy importante que las laves por lo menos una vez al mes, esto es fundamental sobre todo para las chicas que sufren de acné
  • No tomar agua:El poder del agua en nuestra piel se puede ver casi de inmediato, pues libera nuestro cuerpo de toxinas e hidrata nuestra piel. Es por eso que recomendamos dejar a un lado los refrescos y demás bebidas y procures tomar dos litros de agua al día, te aseguramos que los resultados los notarás más rápido que con una crema carísima
  • Exfoliarse diario: La exfoliación es buena solamente si la haces una vez cada diez días, pero es pésima si la realizas diario ya que las glándulas sebáceas de tu piel se estimulan y tu rostro se verá grasoso y comenzarán a salirte imperfecciones
  • Elegir la crema incorrecta: Cada tipo de piel necesita un cuidado diferente, por eso tienes que dedicarle un tiempo especial a la hora de elegir una crema y fijarte que cubra las necesidades específicas que tu piel requiere
  • No utilices cosméticos caducados: Mira o recuerda el lugar donde guardas maquillaje y seguro aparecerá algún producto que lleva años ahí. Aunque no lo creas, el maquillaje también tiene fecha de vencimiento. Al usar productos caducados puedes irritar tu piel, generar reacciones alérgicas u otras cosas. Al ver un cosmético siempre ten en cuenta su fecha de caducidad, que debe ir en la etiqueta o algún lugar del envase.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here