1. Como primer consejo, es preparar el cabello desde el lavado acorde a las necesidades específicas según el tipo del mismo.

2. En el lavado debemos eliminar del cuero cabelludo y del cabello, diversos materiales acumulados: sebo, células muertas de la capa córnea, proteínas, componentes orgánicos e inorgánicos del sudor y partículas de la suciedad ambiental.

3. Desenreda el cabello antes de lavarlo, no correrás el riesgo de quebrarlo y será más fácil su higiene.

4. Moja el cabello con agua tibia y aplica una pequeña cantidad en las manos, emulsionarlo con un poco de agua y recién ahí aplicarlo en el cuero cabelludo en forma de círculos sin presionar demasiado. Masajear el cuero cabelludo, medios y puntas sin friccionar y enjuagá con abundante agua.

5. No abusés de las cantidades a utilizar de acondicionador y dejá actuar por lo menos 3 minutos antes de enjuagarlo bien. Un error común que comentemos las mujeres, es dejar restos de acondicionador pensando que le hacemos un bien al cabello. No siempre más es mejor.

6. El último enjuague del cabello hazlo con agua fría, así cerrarás las cutículas y obtendrás un cabello más brillante.

7. Si vas a usar peine, es preferible que sea de madera ya que otros materiales pueden generar estática. La fricción con elementos a base de fibras sintéticas, como peines de plástico o cepillos, provocan la aparición de frizz. Desenredalo comenzando por los puntas y luego poco a poco, subiendo hasta llegar a las raíces, así será más fácil hacerlo y evitarás que el cabello se quiebre. Recuerda que el cabello mojado es mucho más frágil que el seco.

8. A la hora de secarlo, envolvelo con una toalla sin frotar ni retorcer hasta que ya no escurra agua. Luego presiona suavemente de raíz a puntas para retirar la mayor cantidad de humedad posible.

9. Si vas a utilizar secador, hacelo a no menos de 20 centímetros de distancia (evitarás el sobrecalentamiento de la fibra capilar y su deshidratación) acompañando el movimiento del mismo con el aire del secador; siempre hacia abajo en el sentido que cierra la cutículo (de raiz a puntas) hasta retirar por completo la humedad.

10. Elige un termoprotector para secarlo o peinarlo, estos productos distribuyen el calor a lo largo de tu cabellera, evitando zonas de alta temperatura, devolviéndote un cabello resistente a la húmeda ambiental y prometiendo ese modelado impecable durante todo el día. Recomendamos hot liss de Studio Line.

11. El pelo debe estar bien seco obtener un buen resultado, nunca plancharlo húmedo y jamás cuando está mojado.

12. Utiliza productos para peinar, su formulación está pensada para modelar la keratina y facilitar el peinado al mismo tiempo que lo protegen y le brindad sedosidad.

13. Si lo vas a cepillar en seco, escoge un buen cepillo, preferentemente de cerdas naturales, puntas redondeadas y montados sobre madera de forma plana o semiredonda para proteger el cabello, ya que la función no sólo sera desenredar, sino remover el polvo y los residuos que se depositan en él. La dirección debe ser de la nuca hasta la frente y luego en dirección contraria suavemente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here