1. Considera el lugar. Si te casas en algún centro religioso la música tendrá que apegarse a las normas del lugar, pero si decides hacerlo en exteriores, la elección es completamente libre. Elige algo que vaya de acuerdo con el estilo y el lugar de tu ceremonia.

2. Secciones musicales. Necesitas un tema de preludio que suene 20 minutos antes del enlace mientras los invitados se acomodan, éste debe ser tranquilo y en volumen bajo. Cuando entre el cortejo la música subirá el volumen y la emoción, escoge una melodía más dramática. Al momento de tu entrada, toca la canción más impactante y al finalizar la ceremonia, sube de nuevo el volumen con armonías más alegres.

3. Prueba algo diferente. Para tu gran entrada la marcha nupcial no es la única opción. Escucha todo tipo de música clásica y contemporánea y escoge la que te emocione más. La música instrumental es muy elegante, sin embargo, las voces imprimen un toque más íntimo al enlace.

4. Durante la ceremonia. Es poco usual tener canciones de fondo, sin embargo, toca algo suave que no distraiga la atención de lo que se diga en el enlace pero que sí agregue emoción al momento. Una melodía de ritmo lento sin letra es tu mejor elección.

5. Grabada o en vivo. Para este momento la música en vivo tiene más fuerza, sobre todo si es con piano, órgano o arpa, pero un clásico grabado siempre sonará bien. Lo importante es mantenerla al mismo volumen todo el tiempo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here