Hace más de seis décadas, Monsieur Cassegrain fundó esta firma francesa que consigue fascinar generación tras generación gracias a sus diseños, materiales y calidad. Descubre su modelo fetiche y por qué no te puede faltar.

Esta marca recibe su nombre debido al nombre del famoso hipódromo que alberga la capital francesa; de ahí que su logotipo sea un caballo en carrera. Actualmente su propietario (nieto del fundador) tiene como objetivo la fabricación de bolsos y maletas de viaje para hombre y mujer.

Precisamente es en los viajes cuando necesitamos bolsas útiles con capacidad para guardar todas nuestras pertenencias. Como solución a esta necesidad nació el diseño de “le pliage”. Consiste en una bolsa de nylon que se pliega sobre si misma de tal forma que, aunque tienen un gran tamaño, se puede doblar para llevarla o guardarla comodamente.

Por su comodidad, dimensiones, diseño y versatilidad ha sido uno de los diseños de bolsos más imitados desde que su creador lo puso a la venta. Pero sino quieres que te den gato por liebre debes tener en cuenta que sus características principales es el dibujo del caballo como logo, las cremalleras con acabados dorados y de nuevo su logo con un círculo alrededor, su capacidad para doblarse por completo y el revestimiento interior con motivos propios de la marca.

El precio de estos diseños varía en función del tamaño (hay hasta 16 distintos):  Pero esto no es un impedimento para que sea un “must have” para miles de mujeres en todo el mundo, especialmente las asentadas en grandes urbes como París, Nueva York, Madrid o Barcelona.

Como imaginas la marca Longchamp no sólo cuenta con este modelo. Temporada tras temporada sorprende con líneas que marcantendencia. Una de las más llamativas es aquella que realiza en colaboración con Kate Moss o la que te mostramos en este entretenido vídeo.

4 Comentarios

    • En Colombia solo se consiguen originales en la nueva tienda que colocaron en Bogotá. Cuestan al rededor de 150 dólares en tamaño Large, tendrías que hacer la conversión a pesos.
      Venden unas imitaciones baratas por mercado libre y algunas tiendas diciendo que son originales pero no lo son. Un Longchamp original nunca traerá esa etiqueta blanca colgando, el certificado de autenticidad viene adentro en un pequeño bolsillo que tiene.

Responder a Rocio Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here