El cáncer de mama es la principal causa de muerte entre las mujeres hispanas en los Estados Unidos. Afortunadamente, existe una manera de detectar este mal en etapas tempranas, para poder darle batalla y vencerlo: la mamografía.

Pero a pesar de que la información sobre la cultura de prevención nos llega por todas partes, actualmente sigue habiendo muchas mujeres hispanas que no tienen el hábito de realizarse una mamografía anual, o peor aún, que nunca en su vida se han realizado una. Las razones: el miedo a lo que pueden descubrir, el costo del estudio, la ansiedad que les genera la visita al médico, y la falta de centros de salud que ofrezcan atención en su idioma.

“Sólo el 38% de las mujeres hispanas de 40 años o más se realizan mamogramas regularmente. Es sumamente importante que las mujeres le den prioridad a su salud”, explica la Dra. Marcela Böhm-Vélez, radióloga y profesora de radiología en la Universidad de Pittsburgh. Para resolver las dudas más comunes que tiene la mujer hispana con respecto a las mamografías, hablamos en exclusiva con la experta.

¿Qué es exactamente una mamografía? ¿Qué es lo que se observa en ella?

Es la mejor herramienta que tenemos para detectar el cáncer de mama y reducir la mortalidad de una mujer. Es un rayo X de la mama, y lo que los médicos vemos es cambio de densidades. La mama tiene tejido fibro-glandular que es muy denso, y tejido grasoso que es casi transparente. El cáncer de seno se presenta muchas veces como una masa densa, o puede presentarse como calcificaciones. Con un rayo X de alta resolución podemos detectar estas masas que pueden indicar la presencia de cáncer.

¿Quiénes deben hacerse una mamografía?

Después de los 40 años, las mujeres deben hacerse una cada año. Las sociedades de salud más importantes de Estados Unidos recomiendan que este estudio se inicie a esta edad. Nosotros queremos encontrar el cáncer lo más pronto posible. Si se detecta temprano, las posibilidades de curarlo son del 96%. La persona va a tener muchas opciones para atenderse y el tratamiento no será muy traumático.

Cuando se descubre el cáncer en etapas más avanzadas, la mujer va a necesitar una cirugía más invasiva y quimioterapia, y aunque tenga varios tratamientos disponibles, sus posibilidades de morir son muy altas. Y si ella muere, afecta a toda una familia.

Además del tema del dinero, ¿qué otras razones le impiden a las mujeres realizarse este estudio preventivo?

Existen obstáculos como la barrera del idioma, el desconocimiento del riesgo del cáncer de mama y la falta de información en español… Las mujeres tienen miedo de ir a un lugar a realizarse un estudio que trae mucha ansiedad consigo. (Pero) ir a un lugar donde se habla español ayudará a que se sientan más cómodas.

Ahora que lo menciona, ¿por qué las mujeres le temen al estudio? ¿Porque es incómodo o doloroso, o por tabú?

Yo creo que por todas esas razones. Es incómodo, sí. Tenemos que comprimir fuerte, pero es un minuto lo que dura el estudio. Creo también que tiene que ver con el miedo de descubrir que sí tienen algo. Pero ese miedo también dura sólo unos minutos, comparado con el gran riesgo que toman si no se realizan el estudio y no se detecta el cáncer a tiempo.

También creo que es cultural. La mujer hispana no se siente cómoda quitándose la ropa para hacerse el estudio. Hay que educarlas y explicarles que es un estudio muy fácil y que los resultados pueden salvarles la vida. Es un estudio esencial.

Me parece que los testimoniales de mujeres, el pasar de boca en boca su experiencia, es fabuloso…

A las mujeres les gusta escuchar a otras mujeres hablar sobre sus propias experiencias. Se sienten más cómodas con eso que al escucharlo de una doctora o de un técnico. Es muy importante dejar que estas mujeres cuenten sus historias y ayuden a generar la conciencia de la importancia de la mamografía.

Tomado de The Huffington Post

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here