Científicos estadounidenses utilizan una nueva estrategia informática para identificar posibles fármacos contra el cáncer, entre ellos, uno que se dirige a la tercera mutación más común de p53 en el cáncer humano.

Un estudio reciente ha descrito un compuesto que destruye selectivamente las células cancerosas, mediante la restauración de la estructura y función de una de las proteínas más comúnmente afectadas en el cáncer humano, el supresor tumoral p53.

La investigación, publicada en la revista Cancer Cell, ha utilizado una nueva estrategia informática para identificar posibles fármacos contra el cáncer, entre ellos, uno que se dirige a la tercera mutación más común de p53 en el cáncer humano, llamada p53-R175H. Se estima que, en Estados Unidos, el número de pacientes con cáncer portadores de esta mutación, que potencialmente podrían beneficiarse de este fármaco, es de 30.000 al año.

El supresor p53 reconoce el estrés celular y, o bien pone freno a la proliferación celular, o mata a la célula si el daño es irreparable. El gen que codifica la proteína p53 se encuentra mutado en más de la mitad de los cánceres humanos, y la pérdida de la función de p53 se ha relacionado con muchos aspectos del cáncer, incluyendo su agresividad, la metástasis, y la mala respuesta a la quimioterapia y la radiación. “La restauración de la función de p53 mediante un fármaco, ha sido reconocida como una atractiva estrategia terapéutica del cáncer”, explica el autor principal del estudio, el doctor Darren R. Carpizo, del Instituto del Cáncer de Nueva Jersey, quien añade, no obstante, que hasta ahora ha sido difícil encontrar compuestos que restauraran la función perdida del supresor de tumores”.

El doctor Alexei Vázquez, coautor del estudio, desarrolló un método de detección informático para identificar compuestos que se dirigieran a las células tumorales con mutaciones de p53, pero no a las células con p53 normal. El método de selección fue único, porque se trataba de células cancerosas con diversos orígenes genéticos -un modelo que recapitula lo que se ve en los cánceres humanos reales. Este método identificó varios compuestos que acabaron con las células cancerosas que contienen p53 mutante; uno de los compuestos llevó esta acción a cabo mediante la restauración de la estructura y función de la mutación p53-R175H.

Además de identificar un compuesto para la restauración selectiva de la función del p53 mutante R175H, los resultados también refuerzan el desarrollo de terapias dirigidas contra el cáncer. “La lucha contra el cáncer se está moviendo en la dirección de la medicina personalizada, en la que los medicamentos se eligen basándose en las vías moleculares que están alteradas en el tumor de cada paciente”, concluye el doctor Carpizo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here