La agencia estadounidense del medicamento (FDA según sus siglas en inglés) ha autorizado el primer test casero del VIH que permitirá hacerse la prueba del sida en la intimidad de casa, arrojando los resultados en sólo unos minutos después de tomar una pequeña muestra de fluido oral frotando las encias.

OraQuick (de la compañía Orasure) está diseñado para detectar la presencia del virus VIH con un simple bastoncillo en sólo 20 minutos. En caso positivo, los resultados deberán ser confirmados posteriormente mediante una muestra de sangre, mucho más precisa. Según algunas fuentes, el kit casero -de venta sin receta médica- tendrá un precio de venta al público de unos 60 dólares en EEUU (unos 50 euros aproximadamente).

Los especialistas esperan que la posibilidad de tener los resultados sin necesidad de acudir a un centro anime a millones de americanos a hacerse la prueba del sida; y saque así a la luz numerosos casos sin diagnosticar. De momento, la primera beneficiada ha sido la compañía fabricante, cuyas acciones han subido un 5,2% al conocerse la decisión de la FDA.

De hecho, las estadísticas oficiales de EEUU calcula que una quinta parte (unas 240.000 personas) de los 1,2 millones de portadores del VIH desconocen que son portadores del virus causante del sida. Difundir la prueba del sida en esta población permitiría iniciar cuanto antes el tratamiento y poner en marcha medidas preventivas para frenar el número de nuevas infecciones.

Aunque la FDA ya ha autorizado otros tests caseros, a diferencia de Oraquick, estas otras pruebas requerían ser enviadas a un laboratorio para obtener los resultados. Oraquick deberá llevar en su envase una advertencia sobre el riesgo de diagnósticos falsamente negativos, ya que tiene uno de cada 12 resultados son eróneos en este sentido. Además, el test también llevará impreso un número de teléfono de consejo sobre el VIH.

La compañía ha anunciado que Oraquick (que ya estaba autorizado hasta ahora para su uso por parte de personal sanitario, tanto en EEUU como en Europa) estará disponible a partir de octubre en más de 30.000 establecimientos de EEUU y también se pdrá adquirir por internet.

“La aprobación de OraQuick In-Home HIV Test representa un avance importante en la detección del VIH”, ha señalado en una declaración el presidente y director ejecutivo de la compañía, Douglas Michels. “Por primera vez los individuos tendrán acceso a una prueba oral sin receta que puede hacerse en casa y les permitirá conocer su situación en la comodidad de sus hogares para que obtengan referencia (médica) si fuese necesario”, ha añadido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here