El deseo sexual en una pareja no es más que la necesidad de recibir placer erótico y compartirlo con la otra persona. Es uno de los elementos de las relaciones sexuales que hacen que la vida sexual sea saludable, también la vida de pareja en un espectro más amplio. Si existe una falta de deseo sexual ¡estén atenta porque seguramente exista algún problema!

Lo mejor es acudir a un profesional, pero antes, plantéate las siguientes preguntas: ¿los dos tienen los mismos niveles de deseo sexual?, ¿la falta de deseo sexual es sólo con la pareja o con el sexo en general?, ¿hay algún tipo de problema físico?, ¿hay factores psicológicos que estén afectando al deseo sexual?

Dependiendo de las respuestas a estas preguntas podrás entender mejor lo que está pasando. Imagínate que tu forma de “desear” a tu amante es mucho más intensa que la suya, esto no quiere decir que su deseo esté inhibido, simplemente tú eres más exigente sexualmente.

En ocasiones; el estrés, nervios, algunas dietas, el cansancio o las preocupaciones, en general, pueden relajar nuestro deseo sexual, incluso puede desaparecer. Si a tu pareja o a ti les pasa una situación similar ¡¡¡¡take it easy!!! Te damos tres consejos: comunicaros, buscar soluciones y acudir a un especialista si es necesario. Si el deseo sexual está inhibido en la pareja, lo más importante es tener una buena comunicación para que, entre los dos, puedan apoyarse y solucionar este tema.

La frecuencia de las relaciones sexuales en una pareja viene marcada por el nivel de pasión que tenga esta, por eso, tus relaciones serán más activas cuanto más deseo exista entre vosotros y más relajadas si vuestro deseo está adormilado.

 Cuidadín con la frustración

Si te sientes identificada con una situación así, seguramente, uno de los sentimientos que te genera este panorama es frustración. ¡Stop! Esta palabrita es más importante de lo que crees porque puede llegar a convertirse en un problema mucho más grande. Si eres tú la que se lanza y recibes esquinazo ¡no te lo tomes como algo personal! La culpa no es tuya, simplemente la otra persona necesita su tiempo y tu comprensión, por eso es tan importante la comunicación a la hora de mantener contacto sexual. Si tu pareja te da negativas porque sufre una falta de deseo sexual, te sentirás triste y desconcertada, pero háblalo con él porque entre los dos tienen que encontrar los motivos para poder ponerle solución.

Si eres tú la que sufres esa escasez de motivación a la hora de tener relaciones sexuales, como te decíamos antes, localiza de dónde viene tu problema, háblao con tu pareja y tómate el tiempo que necesites para solucionarlo, ¡el tiempo es tuyo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here