La endometriosis afecta al 10 por ciento de las mujeres en edad reproductiva, lo que significa que alrededor de un millón la padecen. Se trata de una enfermedad hormonodependiente, es decir, que se produce por la acción de los estrógenos, que estimulan el crecimiento del endometrio.

Para entender más sobre este mal, un grupo de especialistas de diferentes universidades estadounidenses analizó los resultados de 13 estudios sobre el tema que incluían datos de un total de 23 mil mujeres, para tratar de entender si existe relación entre la endometriosis y la posibilidad de desarrollar cáncer de ovario.

“Al considerar los datos de estas investigaciones, establecimos que existe un fuerte vínculo entre la endometriosis y el riesgo de desarrollar cáncer de ovario de tres tipos: de células claras, endometrioide y seroso de bajo grado. Sin embargo, la mayoría de las mujeres con endometriosis afortunadamente no desarrolla estos tumores. No obstante, creemos que los médicos deben estar alertas y tratar de advertir esta patología lo antes posible, para de esa forma poder controlarla”, expusieron los encargados de la revisión en la reciente edición de The Lancet.

El endometrio

El endometrio, factor desencadenante de esta afección, es un tejido que recubre todo el interior del útero y que normalmente se elimina con cada menstruación.

Sin embargo, puede ser que eso no ocurra o al menos no del todo. Ahí es cuando empiezan a formarse “lesiones endometriósicas” en los ovarios y en todos los otros órganos de la pelvis de la mujer. Esto sucede porque una vez que se alojó fuera de la cavidad uterina, el tejido endometrial crece porque reacciona ante las alteraciones hormonales propias del ciclo menstrual y genera una suerte de cicatriz que a su vez provoca inflamación y dolor. Por eso la principal manifestación de la endometriosis se da, justamente, con la menstruación (es decir cuando existe actividad ovárica).

Signos de alerta y riesgos

El principal síntoma de la endometriosis es el dolor que la mujer siente, sobre todo al menstruar. No obstante, según el doctor Juan José Etchepareborda, presidente de la Sociedad Argentina de Endometriosis (SAE), “el principal riesgo radica en la posibilidad de desarrollar esterilidad, dado que se estima que entre el 25 y 40 por ciento las mujeres que poseen dificultades para lograr un embarazo padece endometriosis”.

“Entonces, lo que hay que hacer es buscar la enfermedad en las mujeres que tienen antecedentes familiares de endometriosis, pero también que iniciaron precozmente su menstruación, que tienen flujo menstrual abundante o las que no logran quedar embarazadas”, agregó el especialista.

“Lo que ocurre -complementó el doctor Luis Augé, especialista en Medicina Reproductiva, ex presidente de la Sociedad Argentina de Endometriosis y profesor Titular de Ginecología de la UBA- es que muchas veces la endometriosis no da ningún síntoma. En ese cuadro, salvo que existan casos en la familia y que la mujer se acerque al consultorio expresamente por ese antecedente, se trata de una patología difícil de detectar. Además, muchas veces el parámetro del dolor no es tenido en cuenta por esa creencia que reza: ‘es normal que las mujeres sientan dolor al menstruar’. Lo cierto es que eso no es así. Por eso debemos buscar la endometriosis mediante la clínica -consulta médica con revisión e interrogatorio- y mediante la ecografía, la resonancia magnética y la laparoscopía“.

Datos sobre la revisión

Hasta el momento, los estudios que habían evaluado la relación entre la endometriosis y la posibilidad de padecer cáncer de ovario habían sido contradictorios.

Pero al realizar esta revisión los especialistas americanos constataron que la presencia de endometriosis aumenta en tres veces el riesgo de tener un tumor de células claras y en dos la probabilidad de desarrollar un tumor endometrioide o un tumor seroso de bajo grado (todos ellos cáncer de ovario).

En cambio, no se observó una relación entre el trastorno ginecológico y otro tipo de tumores de ovario como el carcinoma mucinoso, los serosos de alto grado o los tumores borderline.

Tratamiento

Una vez que la endometriosis está presente hay que actuar porque, aunque no tiene cura, sí se puede lograr aliviar el dolor, pero además evitar el crecimiento de la endometriosis, disminuir la posibilidad de que las lesiones reaparezcan y mejorar la fertilidad.

Además, recomiendan a las mujeres cambiar su alimentación o bien utilizar métodos de ejercicio, relajación y respiración que las ayuden a aliviar el dolor. Dentro de lo que tiene que ver con la alimentación, los especialistas sugierencomer granos integrales como arroz y avena, pero además seguir una dieta rica en fibras y, si es posible, vegetariana.

También aconsejan consumir muchas frutas y verduras e incorporar los ácidos grasos Omega 3, presentes principalmente en el pescado, dado que tienen efecto antiinflamatorio.

1 Comentario

Responder a JohannaG Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here