Tras pasar una temporada en Emiratos Árabes, en un “viaje de placer” con el que escapó del escándalo por su encuentro íntimo con uno de los agentes del Servicio Secreto que hizo parte de la avanzada de seguridad del presidente Barack Obama en Cartagena, durante la Cumbre de las Américas, Dania Londoño rompió su silencio y calificó a los agentes secretos de “bobos” y dijo que se le había arruinado la vida.

En entrevista con ‘La W’, la joven sanandresana confirmó que todo se originó porque un agente no le pagó los 800 dólares que exigió de “regalito” como acompañante, sino solo 50 mil pesos para el taxi. También dijo que luego de su reclamo en el Hotel Caribe recibió 250 dólares que recolectaron los “bobos” compañeros del agente con el que ella se involucró.
La mujer, que lleva 10 años viviendo en Cartagena, aseguró que nunca supo que se trataba de integrantes del cuerpo de seguridad de Obama y que si hubiese sido delincuente o terrorista habría podido hacer lo que quisiera. “Si yo hubiese querido, sí le hubiera sacado información”, aseguró.

En la discoteca, contó, había alrededor de 10 agentes y “todos estaban borrachos. Compraban alcohol como comprar agua”. Después de tomar unas copas y bailar, el estadounidense con el que se involucró le sugirió que fueran al hotel, a lo que ella accedió.

“Primera botella de vodka, segunda botella de vodka, tercera botella de vodka. Yo salgo contigo, pero quiero que me des un regalito. Bailamos, tomamos. Me dijo: ‘Vámonos para el hotel’ y le pedí 800 dólares“, puntualizó Suárez, quien insiste en que no es una prostituta, sino una dama de compañía, que “solo atiende a extranjeros”.

Dania contó que no exigió el pago por adelantado, porque “se confió”. “Le pido para unos chicles, me da un billete de cincuenta. Le pido para un preservativo, me da un billete de 50. ¿Cómo iba yo a dudar?”, agrega.

De la discoteca salieron para el hotel junto con otro agente, que iba con una de sus compañeras. “Mi amiga se fue porque le gustaba.
Lo mío sí era negocio”, destacó.

La mujer también dice que tiene miedo, pues averiguó que los agentes estadounidenses son francotiradores. “Fácilmente ellos me pueden hacer algo. Si a mí me llega a pasar algo, son ellos, porque no tengo problemas con nadie”, asegura.

En la entrevista con ‘La W’, en la que también respondió preguntas de medios estadounidenses, afirmó que ejerce la prostitución para darle una mejor vida a su hijo.

Dania dijo que es estudiante universitaria, trabaja en protocolo para eventos, destina sus ganancias para el cuidado de su hijo y que no sabe si sus compañeras han sido contactadas por la inteligencia estadounidense.

Esta mujer de piel canela se declaró “soñadora y feliz”, aunque dijo que su vida se arruinó tras el escarnio público y se expuso, según relató, a perder el amor del árabe con el que estuvo en días pasados fuera del país. Sin embargo, aseguró que ya no le importa nada y anunció que aparecerá en portadas de revistas y hará nuevas confesiones si le pagan fuertes sumas de dinero.
Según cuenta, su mamá se deprimió hasta el punto de que “estuvo hospitalizada en la clínica y ha pasado muy mal. Ha dejado de ir a trabajar. Mi abuelita falleció hace dos días, no sé si es a raíz de este problema”.

“Mi madre vive orgullosa de mí, por qué voy a pedir perdón. Todos los seres humanos nos equivocamos. Han formado una tormenta en un vaso de agua, por mí pueden seguir hablando”, comentó Dania.

“A mí me gusta la buena vida. Tú tienes que entenderme”, le dijo Dania a su madre, Norma, al confesarle a qué se dedicaba.

Norma, quien también fue entrevistada, aseguró que la reputación de su hija y de la familia está por el suelo. “Me dicen la madre de la prostituta”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here