Los profesionales del maquillaje suelen afirmar que basta con unpintalabios bien escogido para cambiar de imagen. El truco es infalible, pero requiere unos labios bien hidratados, cuidados y sin rastro de pieles sueltas ni grietas.

Su piel es especialmente sensible y está muy expuesta al viento, al frío y a las calefacciones, lo que provoca que se reseque y se agriete con facilidad. Dos cosas que funcionan y que no requieren demasiado tiempo son aplicar bálsamo labial por la noche para que actúe durante el sueño y exfoliarlos regularmente con un producto específico o frotándolos con suavidad con un cepillo de dientes.

El maquillador José Belmonte, de Giorgio Armani Beauty, comparte un eficaz remedio casero para disimular las pieles que afean los labios: “Mezclar el bálsamo con un poco de azúcar y aplicarlo con un bastoncillo, con movimientos circulares e insistiendo en las zonas más maltratadas”.

El pintalabios puede aplicarse con pincel, para cubrir más las arrugas, conseguir la máxima precisión y hacer que dure más; con los dedos, para un resultado más natural, o directamente con la barra. Las de acabado mate son las que ofrecen mayor duración, y las de brillo, las que proporcionan más hidratación pero precisan más retoques. Para matizar los tonos fuertes va muy bien utilizar el desmaquillante de ojos resistente al agua. La nuevas fórmulas labiales proporcionan tratamiento, color y confort. Algunas también incluyen protección solar.

pintalabios

 

 

Colores en la boca

La cosmética ofrece cada temporada una amplia gama de colores entre los que elegir el más apropiado según el gusto, el tono de la piel y del cabello, o de la ropa que se lleve puesta. Lo último es personalizarlos mezclando colores de una misma gama (rojo y marrón, por ejemplo) para obtener un resultado único.

Beige y nude: El efecto labios desnudos aporta un aspecto fresco y permite, si se desea, potenciar el maquillaje de los ojos y la piel. “La barra de labios de ese tono favorece, sobre todo a las más jóvenes, si se aplica con los dedos; en rostros maduros, en los que los labios tienden a afinarse, conviene usarlos con perfilador”, aconseja Belmonte.

Rosa y fucsia. Se mantendrán la próxima primavera y resaltan en pieles algo bronceadas. En su versión más suave y mate son muy fáciles de llevar; más subidos de tono, aplicados con pincel y con un acabado transparente y brillante, resultan jugosos y sexis.

Burdeos: Con un acabado metálico y de efecto vinilo, aporta volumen. Para conseguir el efecto  boca mordida se hace el gesto de dar un beso y se dan pequeños toques con la yema de los dedos en el centro. El brillo y los lacados son más hidratantes, pero fijan menos el color. Es recomendable
llevar el pintalabios en el bolso para retocarlos. Para que el color no se vea transparente y mantenga su intensidad, se puede mezclar con un pincel el brillo y la barra de labios.

Trucos de experto

Para ganar volumen:“Con un iluminador un poco más claro que la base de maquillaje, se bordea el labio inferior por fuera del contorno antes de perfi larlo. En el centro de los labios se aplica un punto de luz con un corrector o un tono más claro de la barra de labios y se pone encima un poco de brillo”, explica el profesional.

Manual de uso: “Los labios rojos favorecen a las pieles claras. Tienen clase y sientan bien a cualquier edad, siempre que se utilicen con un maquillaje muy limpio y sin excesos, para evitar la saturación. En los ojos basta un trazo de eyeliner y máscara de pestañas”, dice el experto.

Consejo de maestro: “No usar nunca bálsamo justo antes de maquillar la boca, porque su textura grasa se mezclaría con los pigmentos y evitaría la adherencia del color”, recomienda Belmonte. Cuando la piel de los labios requiere un cuidado inmediato se puede aplicar el bálsamo como primer paso del maquillaje y dejarlo puesto mientras se trabajan la piel y los ojos. Después se elimina por completo con un pañuelo de papel para que el labio quede limpio, seco y a punto para el color.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here