Si deseas hacer una cena rápida, o una comida improvisada y deliciosa, esta es tu receta: rollitos de pechuga con jamón y queso. 

RM

Los rollitos dispondrán de unos sanos filetes de pechuga que puedes escoger de entre pollo o pavo, si lo quieres más saludable todavía.

Aparte de la deliciosa pechuga, dentro llevará queso y jamón serrano. El queso es mejor en lonchas para que se adapte mejor a la forma de rollito sin romperse.

El sabor del queso es opcional: puedes poner un havarti, un cheddar, un semicurado, tipo sándwich, etc. Eso depende del gusto de cada uno, más fuerte o más suave.

El relleno es como en todo: cuanta más calidad, mejor sale la receta.

Por último, cuando esté el rollito hecho, se rebozará en huevo y pan rallado para luego freir en abundante aceite. Una vez escurridos, son una delicia.

A los niños les encanta esta receta. Su combinación de sabores es de sus preferidas y acertarás en su menú. ¡Sorpréndeles con el acompañamiento!Papas fritas y ensalada.

Dicho todo esto, vamos a ponernos manos a la obra:

Ingredientes para 4 personas

  • 4 pechugas de pollo o pavo fileteadas
  • 4 filetes de queso a tu elección
  • 4 lonchas de jamón serrano
  • 1 huevo
  • 50 g de pan rallado
  • Una pizca de sal
  • Pimienta
  • Aceite para freír (si es oliva virgen extra, mejor que mejor)

Preparación

Preparamos los rollitos

  • Abrimos las pechugas sobre la bandeja de horno o la encimera y añadimos una pizca de sal y pimienta negra.
  • Encima de cada pechuga colocaremos el queso fileteado.
  • Después, pondremos encima una loncha de jamón serrano por cada pechuga.
  • A continuación, iremos enrollando una pechuga cogiendo un extremo primero y doblando hacia el interior. Con la ayuda de los dedos, iremos enrollando hasta el final.
  • Para fijar el rollito y que no se abra o se despegue, insertaremos en medio un palillo, que atraviese toda la carne para fijar bien.
  • Repetimos todo el proceso con el resto de pechugas.
  • En un plato aparte, batiremos un huevo con la ayuda de un tenedor. Añadimos otra pizca de sal.
  • En otro plato colocaremos el pan rallado.
  • Cogemos un rollito de pechuga con queso y jamón, y lo pasamos bien por el huevo, de manera que se impregne por todos los lados. Con la ayuda de dos tenedores, lo cogemos, lo elevamos y escurrimos el exceso de huevo.
  • Después, pasaremos ese mismo rollito por el plato con el pan rallado, de manera que se cubra todo. Sacudimos ligeramente para quitar el exceso de pan rallado.
  • Reservamos en un plato.
  • Repetimos ambos procesos con el resto de rollitos.
  • Para el siguiente paso, pondremos a calentar el aceite de oliva virgen extra en una sartén. Cuando esté caliente, añadimos un rollito o dos y freímos bien. Esperamos a que se dore la parte de abajo y le damos la vuelta. Ha de dorarse por todos lados.
  • Una vez frito y dorado, sacamos de la sartén y los colocamos en un plato con papel de cocina absorbente. De este modo, se escurrirá el exceso de aceite.
  • Al servirlos, no te olvides de quitar el palillo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here