Aunque sigamos pensando que ver pornografía es algo natural o descreamos que no puede incidir negativamente sobre nuestra salud, la realidad puede ser muy distinta. Estudios indican que el consumo excesivo de esta clase de material sexual, en especial por su fácil acceso a través de internet y su contenido cada vez más presente, está teniendo efectos sobre los más jóvenes.

Consecuencias de ver porno

Es bastante claro que los hombres ven más material pornográfico que las mujeres por su naturaleza visual y por el auge de su disponibilidad. De hecho, en 2014 se reveló que al menos una tercera parte de la población masculina veía imágenes sexualmente explícitas. Se considera una cifra conservadora debido a la evolución de la tecnología y la velocidad de datos.

En relación a los jóvenes, el consumo excesivo de pornografía puede conducir a la pérdida o a la excitación sexual exagerada. En algunos casos incluso, los más afectados hombres entre los 13 y 25 años de edad, pueden llegar a sufrir una disminución de la libido, disfunción eréctil y una falta de sensibilidad psicológica hacia lo que debe ser una conducta sexual en condiciones normales.

Si consideras que aproximadamente el 85% de hombres piden a su pareja reproducir algo visto en una película pornográfica, eso tiende a deformar la percepción del acto sexual. En los más jóvenes podría ser incluso más notorio, porque percibirían estas conductas como apropiadas, sin considerar que a veces son situaciones extremas que presentan a la mujer como un mero objeto sexual.

Aunado a esto, varios neurocientíficos han afirmado que la pornografía puede causar una adicción similar a la observada en drogadictos y ludópatas. El problema real no radica en la masturbación semanal, sino en una actitud compulsiva diaria. En algunos casos, la búsqueda de placer mediante la dopamina te puede impulsar a ver contenido más violento y agresivo.

Los expertos recomiendan evitar que los menores de edad (por difícil que sea) tengan acceso a esta clase de contenido. Además, el exceso de porno también puede afectar la materia gris, responsable del aprendizaje y la memoria. Por ello, es importante informar y hablar con los adolescentes para que estén al tanto de cómo lidiar con este tipo de material en sus vidas.

¿Aún no has hablado con tu hijo sobre sexo o películas porno? No tengas miedo y luego cuéntanos cuáles son tus dudas o tus temores al respecto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here