¿Cómo proteger tu intimidad del ojo escrutador de Google?

Si hay algo que caracteriza a esta generación es la influencia del Internet en la vida privada de cada ser humano con acceso a la red.

Si pensabas que tu intimidad está protegida bajo siete llaves debes saber que, cada vez que haces uso del mundo virtual, todos tus movimientos pueden ser vigilados con fines comerciales y sin que te percates de ello.

Lo cierto es que las enormes industrias tech siguen cada uno de nuestros pasos para saber más de nosotros y de nuestros comportamientos y gustos.

Cada duda que despejas al usar los motores de búsqueda y cuando haces clic son ventanas para acercarse a datos que revelan tu información personal. Estos datos luego son puestos al servicio de la publicidad.

¿Cómo funciona?

¿Sabías que cada segundo se efectúan unas 40.000 búsquedas de palabras y frases en el gigante Google? Esto quiere decir que por año se realizan más de 1.2 trillones de indagaciones mediante este importante buscador.

Pero lo más sorprendente es cómo se clasifican todos estos datos en 1/5 segundos, para su uso posterior. Cada información es almacenada en perfiles personalizados de cada usuario en algunas de las 1.000 mega computadoras con las que cuenta Google.

Estas máquinas lanzan tanto CO2 a la atmósfera que los niveles de este gas de efecto invernadero son verdaderamente preocupantes. Después de Estados Unidos, China e India, Google es el mayor generador de CO2 del mundo.

El siguiente paso

¿Has notado que cada vez que haces una búsqueda te aparecen más anuncios pagados y no las páginas más consultadas? Este tipo de estrategias no aparecían al principio de Google pero marcan un antes y un después en el comportamiento de Internet.

A medida que más personas usan smartphones para navegar, los mecanismos de publicidad y extracción de datos del usuario se han ido perfeccionando, no solo en Google sino en todos los motores de búsqueda.

Con cada clic se refinan los métodos para hacerse de nuestra información personal que pasa a engrosar la cuenta masiva de AdWords. El objetivo es ofrecernos productos y servicios que nos lleven a comprar en línea.

¿Cómo resguardar tu información?

Si tienes una o varias cuentas de correo en Internet esto basta para que todos los motores de búsqueda, sepan tu edad y género, cuál es tu salario, si tienes pareja, qué información recibes por email. También, qué equipos electrónicos utilizas, qué te gusta comprar y dónde localizarte.

Google por ejemplo, mantiene datos de cada persona con su historial de voz, las búsquedas que ha hecho en su sitio y qué anuncios ha visto.

Para el investigador de la Universidad de Harvard, Hal Roberts, Google Ads es una suerte de vigilante invisible que está en todas partes. Un infiltrado en nuestra existencia.

¿Qué podemos hacer para salvarnos de este escrutinio? Pues usar alternativas de navegación segura por Internet para minimizar nuestras huellas. También,  informarnos sobre el problema y no hacer compras compulsivas.

De paso, limpiar nuestra bandeja de entrada de correo reduce la información que se carga cada vez que usamos Internet y por ende, reduce los niveles de CO2 que descargan las megacomputadoras hacia la atmósfera. Cada acción cuenta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.