Dieta para el hígado inflamado, eso es lo que hay que comer

El hígado inflamado generalmente no implica cambios mayores similares, algunas veces es un dolor en el área abdominal, en la parte superior derecha. En este caso es aconsejable consultar a un médico inmediatamente para preguntar qué hacer y para diagnosticar cualquier trastorno.

Las causas de la inflamación del hígado pueden ser muchas, incluyendo esteatosis hepática, acumulación de grasa en el hígado (que en los alcohólicos también puede convertirse en hepatitis). El hígado agrandado debe ser tratado adecuadamente para evitar que el problema se vuelva cada vez más grave.Dieta para el hígado inflamado, eso es lo que hay que comer.

La mejor manera de tratar el hígado agrandado, junto con cualquier terapia prescrita por el médico, es cambiar completamente la dieta, porque como sabemos la forma de comer tiene un impacto significativo en la salud de nuestro cuerpo y puede determinar el bienestar o malestar.

Así que la mejor manera de sanar de la hepatomegalia es eliminar el alcohol, el humo del cigarrillo y los malos hábitos alimenticios. Por lo tanto, es necesario tener una dieta adecuada para la hepatomegalia, que incluye el consumo, al menos dos veces al día, de abundantes porciones de frutas y verduras frescas.

Elimine el alcohol: permítase, ya, un vaso de vino por semana, pero sólo si el médico lo aprueba. También debe abolir todo tipo de bebidas estimulantes, sobre todo el té y el café.

La pasta puede seguir consumiéndose, pero siempre en blanco o con salsas muy sencillas, como el aceite y el tomate. Se debe evitar la carne roja, prefiriendo la carne blanca, y evitar las salchichas y los alimentos grasos, fritos, grasosos y pesados.

Los alimentos recomendados para la dieta en caso de hígado grande son las legumbres, la carne de pescado. Obviamente, la comida chatarra en general, así como las bebidas endulzadas y los dulces, deben ser eliminados de la dieta, si quieres curarte de la hepatomegalia. Es necesario moderar la ingesta de carbohidratos, especialmente refinados, y también moderar la ingesta de grasas saturadas.

En general, sería óptimo ponerse de acuerdo con su médico sobre la restricción calórica a operar para formular una dieta más equilibrada. Acordar con el médico la abolición de cualquier droga hepatotóxica que se tome.

Al final de todo lo que hemos dicho, una dieta saludable contra el hígado grande es la que purifica. La dieta purificante consiste en la ingesta de ácido ascórbico, cinarina, silimarina, todas las sustancias que se encuentran principalmente en los cítricos, manzanas, arándanos, col, aceite de oliva extravirgen (que contiene antioxidantes), cardo lechoso, y alcachofa, que contiene cinarina.

Para ayudar al cuerpo a desintoxicarse y curarse lo antes posible del problema en cuestión, también es aconsejable comenzar a practicar una actividad física que le permita al cuerpo comenzar a funcionar adecuadamente. Siempre póngase de acuerdo con el dietista sobre los términos correctos de la dieta y el deporte ideal para volver a un estado de bienestar físico.