Si quieres fortalecer los músculos del suelo pélvico, disfrutar de relaciones sexuales más placenteras, descubrir o reconectarte con tu energía femenina, el Huevo Yoni o “huevo vaginal” es una forma de entrenamiento ancestral que puedes incorporar en tu rutina de sanación íntima. 

El Huevo Yoni se ha usado desde hace unos 2.000 años como una forma de restaurar la energía femenina. En la antigua China era uno de los secretos de alcoba para mantener satisfecho sexualmente al rey cada vez que lo pedía.

Hoy se usa como terapia para tonificar los músculos de la pelvis y la vagina. Las mujeres que han tenido partos naturales o que perdieron la tonicidad de sus genitales y sienten que su sexo dejó de ser tan erógeno como antes, pueden beneficiarse con su uso.

“Yoni” en sánscrito quiere decir útero, vientre, vagina o vulva. Se trata de un mineral tallado en forma de óvalo, siendo fabricado en cuarzo rosa, obsidiana o jade. Se introduce vía vaginal y viene en varios tamaños.

Para entrenar los músculos flácidos del área genital, se comienza a trabajar con el huevo de mayor tamaño. La idea es subir el huevo hasta el final del útero y sostenerlo. Con el tiempo, mientras más apretada y tonificada se sienta la zona, los huevos a usar serán más pequeños.

Al igual que las pesas y ejercicios de Kegel, recomendados por los sexólogos para fortalecer el piso pélvico, los Huevos Vaginales están indicados para mujeres que debido a la edad, esfuerzo físico, partos vaginales, deportes de impacto o menopausia hayan perdido la tonificación en esta zona.

Si buscas elevar tus orgasmos y la sensibilidad en el área de la vagina también eres candidata para usar el Huevo Yoni. Igualmente, si tus cambios hormonales y de vida te han hecho perder el apetito y disfrute sexual.

Si sientes que tus relaciones sexuales son menos intensas, sufres de dolores menstruales o incontinencia, el Huevo Yoni te ayudará con tus problemas en esta zona.

¿Quiénes debe evitar su uso? Las menores de edad, las embarazadas o que sospechen estarlo. Los expertos prohíben su uso cuando se tiene la menstruación o se sufre de enfermedad mental o nerviosa.

Evita caminar, dormir o dejarlo por mucho tiempo en el interior de la vagina, ya que el peso del huevo puede hacer que las paredes vaginales se alarguen y causen el efecto contrario. Asimismo, es importante la higiene antes de introducirlo.