La salud representa un sistema holístico que abarca diversos aspectos de la vida cotidiana. Aunque a menudo parezca obvio, no siempre estamos en armonía con nuestra mente, cuerpo y espíritu, en especial cuando se trata de malos hábitos alimenticios y sus posibles consecuencias.

Si has considerado cambiar tu estilo de vida, deberías partir de erradicar estos hábitos tóxicos que no hacen más que empeorar tu calidad de vida.

 

Alimentación desbalanceada

A pesar de ser un problema cultural muy arraigado, la nutrición es parte fundamental de un crecimiento adecuado y un desarrollo sin mayores inconvenientes. No desayunar, el exceso de grasas trans, azúcar, carbohidratos, la falta de Omega 3, vitaminas y minerales afectan el funcionamiento del organismo, cómo nos sentimos y puede acelerar condiciones genéticas.

Falta de sueño

Muchos estudios han demostrado que no dormir lo suficiente (dependiendo de la edad) afecta nuestra salud mental y el bienestar emocional. Dormir entre 7 u 8 horas permite a tu cuerpo regenerarse, curarse y recuperarse adecuadamente. Aunque la vida moderna está llena de estrés, preocupaciones y exigencias laborales, siempre haz tiempo para descansar lo suficiente.

El sedentarismo

La mayoría hemos pensado que no tenemos suficiente tiempo para ejercitarnos. Anteponemos la familia, las ocupaciones, la fatiga y el confort por encima de esa necesaria dosis de actividad para mantenernos saludables. Se ha comprobado que una sesión intensa de al menos 30 min diarios. 4 ó 5 días a la semana bastan para mejorar la hipertensión, disminuir el colesterol, y por supuesto, tener una figura envidiable.

Sustancias adictivas

Son por todos conocidas las consecuencias nocivas de las drogas legales e ilegales como el alcohol, la nicotina y los psicotrópicos. Si bien pueden producir placer instantáneo, relax, desinhibición, euforia o la alteración de la conciencia, sus efectos secundarios pueden ser devastadores. No solo desmejoran la apariencia física, también generan adicción, degeneración celular y aislamiento social.

Actitud negativa

Más que una lección de autoayuda, el pensamiento negativo disminuye la confianza y limita las aspiraciones que puedas tener. Esta visión del mundo fortalece inconscientemente los hábitos tóxicos más arraigados, potenciado su nocividad sobre cada aspecto existencial. El cambio hacia una vida próspera y saludable comienza con una idea positiva sobre lo que eres capaz de hacer.

Como vez, hay toda clase de malos hábitos que hemos incorporado por rutina, crianza o emulación. ¿Qué podemos hacer al respecto? Aunque no es sencillo, saber lo que se requiere cambiar ya es un paso monumental con relación a simplemente no intentarlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here