Las mascarillas N95 pueden ser esterilizadas y usadas nuevamente hasta tres veces

por Vanessa Alcaras

Esto ha sido revelado por un estudio de la UCLA en el que se comparan cuatro métodos usados para medir el nivel de eficacia de la descontaminación y la reutilización de los dispositivos desechables después de la limpieza.

Las mascarillas desechables N95 pueden ser esterilizadas y usadas nuevamente hasta tres veces sin que se vea afectada la calidad de filtración. Esto fue revelado en un estudio realizado por investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), los cuales compararon cuatro métodos usados para evaluar la eficacia del proceso de descontaminación y la calidad del dispositivo después de pasar por el proceso de esterilización. Los resultados, explican los investigadores: «Señalan que las mascarillas N95 pueden ser descontaminadas y usadas nuevamente para regular la escasez de métodos de protección para las vías respiratorias”.

Sin embargo, los datos colocados en una carta de investigación disponible en línea, muestran que solo en algunos casos la descontaminación ha sido completamente eficaz y no se vio comprometida la integridad o buen funcionamiento de la máscara, lo que permitió reutilizar el dispositivo hasta tres veces sin complicaciones.

Las máscaras N95 son aquellas que han sido fabricadas total o en su mayoría con material filtrante capaz de contener hasta el 95% de las partículas transportadas por el aire, las cuales son generalmente usadas por los profesionales de la salud como uno de los elementos clave del equipo de protección personal para evitar la propagación del covid-19. Sin embargo, las alarmas sobre la ausencia de estos elementos desechables en los hospitales llevaron a los investigadores a empezar una búsqueda de los métodos más eficaces para poder reutilizarlos, manteniendo al mismo tiempo la integridad y la calidad de los dispositivos.

Se probaron cuatro enfoques:

Se usaron lámparas UV (260-285 nm), calor seco a 70 °C, 70% de etanol y peróxido de hidrógeno vaporizado. En cada método se demostró que podían inactivar el SARS-CoV-2, pero el rendimiento de la filtración después de cada limpieza mostró grandes diferencias entre los diferentes tratamientos. Las máscaras tratadas con peróxido de hidrógeno vaporizado mantuvieron un rendimiento aceptable después de pasar por tres ciclos, también las expuestas a la radiación ultravioleta, las cuales requerían tiempos de descontaminación más largos.

Incluso las expuestas al calor seco a 70 °C inactivaron al virus en tiempos comparables a los de las lámparas UV, pero, después de pasar por tres ciclos de descontaminación, las máscaras mostraron problemas de ajuste y estanqueidad, lo que señala que solo pueden ser reutilizados un máximo de dos veces más.

También se puso a prueba la descontaminación con etanol, la cual ha comprometido el estado de la máscara, por lo que se desaconseja este método para la esterilización de las máscaras N95.

Al final, la investigación concluye que el método más eficaz es el uso del peróxido de hidrógeno vaporizado. Los investigadores aclaran: «No se detectó ningún rastro de virus después de aplicar el tratamiento durante diez minutos. Sin embargo, la luz ultravioleta y el calor seco son alternativas igualmente aceptables, siempre y cuando ambos métodos se apliquen durante al menos 60 minutos».

0 Comentario
0