Olvidar lo que estaba por decir: un estudio encuentra la explicación

Seguramente a todos nos ha sucedido de cruzar una puerta y olvidar lo que queríamos decir o hacer. Una investigación descubrió que no se trata de una coincidencia trivial, sino que el fenómeno está relacionado con el sistema de almacenamiento de los recuerdos en nuestra mente.

Cruzar una puerta es difícil y requiere mucha atención, no porque pudiéramos tropezar, sino porque, como ha demostrado una investigación realizada en la Universidad de Notre Dame y publicada en el «Quarterly Journal of Experimental Psychology”, podría causar lagunas mentales.

La investigación se inició precisamente sobre la constatación de olvidar lo que se estaba por decir o hacer inmediatamente después de haber cruzado la puerta.

«Entrar o salir por una puerta sirve como un ‘evento delimitador’ para la mente, separando episodios de actividad y los archivos de información. «Recordar una decisión o una actividad que se hizo en un lugar diferente es difícil debido a un proceso activo de ‘compartimentación’ en la mente», explicó el profesor Radvansky.

La demostración se obtuvo a través de 3 experimentos realizados en entornos reales y virtuales en los que los sujetos tenían que realizar tareas de memoria cruzando habitaciones y pasando puertas.

Durante el primer experimento, los sujetos utilizaron un entorno virtual para seleccionar un objeto en una mesa e intercambiarlo con otro asignado en otra mesa, moviéndose (al hacerlo) dentro de la habitación o a través de la puerta. Los sujetos que cruzaban la puerta olvidaron más que los que se quedaron en la habitación.

En el segundo experimento, realizado en el mundo real, los sujetos debían ocultar en algunas cajas los objetos que eligieron de la mesa, realizando la tarea o en una sola puerta o cruzando una.

Este experimento se utilizó para verificar si las puertas eran realmente un evento delimitador y si la capacidad de recordar estaba vinculada al entorno en el que se realizaba la acción o decisión.

En la última prueba, los sujetos pasaban a través de varias puertas para luego regresar a la habitación de partida, pero los resultados no mejoraron, por lo que el acto de pasar por una puerta parece ser una especie de marcador para el cerebro, utilizado para ordenar y Almacenar recuerdos.