El afamado interprete de Papa Noel, Eric Schmitt-Matzen de 61 años de edad, comenzará a ver la vida desde otra perspectiva, luego de visitar un hospital de Tenesse para sorprender a un pequeño que estaba en etapa terminal de cáncer, y pidió como último deseo, conocer al verdadero Santa Claus.

Según se conoce, por una entrevista que concedió al canal de noticias ABC News, Eric recibió la llamada de una enfermera quien le pidió el favor de visitar el hospital para hacer feliz a un niño de tan solo 5 años en sus últimos momentos de vida.

El hombre se apresuró a cumplir con la petición y en sólo 15 minutos ya se encontraba a las afueras de la sala de cuidados intensivos del hospital, donde lo esperaban varios familiares del niño.

Allí, le entregaron un obsequio para que sorprendiera al pequeño. Y según explica Schmitt, antes de entrar a visitarlo, le pidió a la familia que por favor esperaran afuera, ya que si rompían a llorar él no podría cumplir con su trabajo.

Una vez dentro de la habitación adoptando su personaje de Papa Noel, Eric sostuvo una corta conversación con el pequeño, que estaba maravillado y la mirada llena de ilusión.

Comenta que se acercó a la cama y le preguntó: “¿Qué es lo que he oído por ahí? ¿Qué te perderás la Navidad?”, a lo que el niño respondió moviendo su cabeza.

“De ninguna manera puedes perderte la navidad, te diré algo: Tú serás mi elfo número uno”  Le dijo al pequeño. “¿En realidad lo soy?” Respondió.

Papa Noel le dijo “Por supuesto que lo eres” y le entrego al pequeño el obsequio.

Eric relata que el niño estaba tan débil que apenas pudo quitar la envoltura del regalo. Pero que al ver el juguete sonrió y miro a Santa para decirle: “Dicen que voy a morir ¿Cómo se cuándo ocurrirá?”

Eric asombrado por la pregunta del niño, pero manteniéndose fuerte le contestó: “Has algo por mí, cuando llegues allá, diles que eres el elfo número uno de Santa, y verás cómo te dejan entrar.” “¿Seguro que me dejarán entrar?” Preguntó el pequeño, Santa conteniendo las lágrimas le dijo “¡Claro que sí!

Luego el niño con calma se sentó en la cama para preguntarle una última cosa “¿Santa puedes ayudarme?”. Sin dudarlo, lo abrazó  y antes de que pudiera decir una palabra cuenta que sintió como el pequeño falleció en sus brazos.

Schmitt, cuenta que la familia entró alarmada, que se retiró como pudo y salió rápidamente muy consternado. Confesó que pensó en retirarse de su papel de Papa Noel y que tuvieron que pasar dos semanas para que se pudiera recuperar y tomar la decisión de continuar con su trabajo de alegrar la navidad de los pequeños, que lo recompensan son su mirada ilusionada, tal como la pudo ver en este pequeño antes de su muerte.