Todos hemos escuchado lo importante que es el desayuno para mantener un buen estado de salud. Este rompe con el ayuno de todas las horas de sueño y se encarga de proporcionar la energía durante la mañana. Por lo que comer una taza de café y una galleta dulce no es algo que realmente te ayude y mucho no comer nada.

El desayuno se recomienda tomar máximo una hora desde de levantarnos e incluir diferentes grupos de alimentos para darle al cuerpo lo necesite. ¿Pero qué es realmente bueno comer?

Para que el desayuno sea realmente equilibrado y pueda aportar la energía que necesitas para rendir al máximo nivel durante el día debes incorporar lo siguiente.

Frutas

Las frutas aportan una buena cantidad de vitaminas, minerales y fibra al organismo, que como ya sabes favorece el tránsito intestinal y contribuye a que sientas saciedad para que no sea necesario ingerir tanta comida. Lo mejor que puedes hacer es comer la pieza de fruta entera ya que los zumos requieren más porción de frutas para prepararlos y pierden mucho aporte de fibra.

Proteínas

Las proteínas que deberías incluir en un desayuno equilibrado provienen de embutidos como jamón de pavo o eventualmente jamón serrano bajo en grasa, también el huevo es rico en proteínas y puedes prepararlos al vapor, revueltos o escalfados y por último los frutos secos  como el cacahuate (maní), almendras, pistachos y nueces son ricos en proteínas y grasas saludables. Solo recuerda que su cantidad es limitada por la cantidad de calorías que contienen.

Cereales

Para un desayuno saludable es bueno que elijas cereales como la avena, que tiene propiedades que favorecen la actividad cardiovascular, reduce el colesterol y muchas otras bondades, además contiene poca cantidad de azucares simples. También puedes incluir en el menú pan integral o tostadas, que al igual que las frutas aportan fibra saludable para el organismo.

Lácteos

Los yogures son una buena opción para un desayuno, siempre que elijas los naturales y descremados. En cuanto a los quesos puedes elegir los elaborados con cero grasas y los más frescos. La leche de vaca también es una buena alternativa ya que junto al queso y el yogur aporta calcio al cuerpo para fortalecer los huesos, sin embargo si eres intolerante puedes sustituirla por leche deslactosada o de soja.

Lo mejor que puedes hacer es variar los desayunos cada día, no es necesario que comas siempre el mismo menú, cambia las alternativas y evita aburrirte de las comidas. Un desayuno equilibrado debe aportar el 25% de energía que necesita tu cuerpo y debe incluir alimentos de 3 o 4 grupos distintos.

¿Quieres cambiar tus hábitos alimenticios para mantenerte saludable? La mejor forma de iniciar es desayunando un menú balanceado. No esperes más, sigue estas recomendaciones y disfruta sanamente de la primera comida del día.