Razones por las que no debes usar pastillas para adelgazar

El uso de las denominadas «pastillas para adelgazar» se ha extendido en los últimos años.

Cada vez son más comunes los casos de personas que se ven afectadas por tomar pastillas para adelgazar.

De acuerdo con la doctora Christina Lima, especialista en Nutrición Celular Activa y Medicina Integral, el uso de estas pastillas está «ligado a fallas del hígado y riñones, fallas en la glándula tiroides»

Lo que lleva a desbalances hormonales, fallas en la función cardiaca que pueden derivar en infartos y fallas en la presión arterial, lo cual puede causar derrames e infartos cerebrales.

Te contamos los peligros causados por estas pastillas para adelgazar:

Deshidratación

Algunos de los efectos secundarios de las pastillas para perder peso es la deshidratación, pues además de provocar diarrea, muchas tienen diuréticos que nos hacen perder líquidos.

Algunos componentes como el «dinitrofenol» que está presente en pastillas quema grasas, están prohibidos por la FDA y la Organización Mundial de la Salud (OMS) por causar efectos secundarios graves.

Algunos de los daños

Problemas digestivos y estomacales al igual que la falta de absorción de nutrientes son algunos de los efectos de las pastillas bloqueadoras de grasa.

También por causa de sus componentes pueden producir diarrea, dolores abdominales e inflamación estomacal.

Efecto rebote

Otras de las consecuencias más conocidas de las pastillas adelgazantes es el “efecto rebote”.

Debido a la rápida pérdida de peso y a que las personas no mejoran sus hábitos alimenticios ni se ejercitan, el cuerpo entra en un estado de “ahorro” en el que acumula todas las calorías posibles almacenándolas en caso de emergencia.

Al momento de abandonar las pastillas, las personas suelen comer nuevamente como lo hacían antes, así el cuerpo retiene gran parte de las calorías y el metabolismo trabaja lentamente.

Esto causa un severo aumento de peso de manera rápida, conocido como “efecto rebote”.

Otros de los riesgos

Los estimulantes incluidos en algunas pastillas para aumentar la energía de los consumidores y los supresores de apetito.

El problema es que generalmente estos componentes no son avalados por agencias reguladoras por lo que resultan peligrosos para la salud.

Taquicardia, elevación de la presión arterial, insomnio, mareos y hasta accidentes cardiovasculares son algunas de las consecuencias por consumir estas pastillas.

Los componentes adelgazantes aprobados por la OMS y otras
organizaciones internacionales de medicamentos son: el rimonabant, el orlistat y la sibutramina.

Lo ideal es que consultes a un especialista antes de consumir cualquier “medicamento” para evitar inconvenientes.

Recuerda, es mejor prevenir que lamentar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.