Zero Waste Challenge, mucho hemos escuchado hablar del reciclaje y de la importancia de reducir nuestros propios desechos diarios. Sin embargo, ¿qué es lo que realmente estamos haciendo en pro del medio ambiente?

A la espera de políticas ambientalistas globales surgió la iniciativa de que cada ciudadano, con sus propias manos, asuma un reto de reducción de residuos que está dando la vuelta al mundo. Se trata del Zero Waste Challenge.

Puedes empezar este reto inmediatamente si quieres, pero te sugerimos formar parte del movimiento verde durante este noviembre. Serán 30 días en los que debes comprometerte a reducir o erradicar los desechos en tu hogar o trabajo. ¿Te anotas?

La filosofía de conservación respecto a la basura que producimos tiene que ver con minimizar el consumo de productos hasta los límites de lo estrictamente necesario. Implica reutilizar los objetos que todavía son aprovechables y reciclar aquello que nos pueda servir para otra cosa.

Ahora, tú lo debes asumir al nivel que puedas o prefieras. Para empezar con el reto, debes evaluar tu rutina diaria e identificar aquellos aspectos de tu vida en los que produces más basura.

En el trabajo, por ejemplo, puedes usar la otra cara del papel para tomar apuntes antes de desecharlo o cambiar las etiquetas de las carpetas viejas para reutilizarlas. Intenta algo tan simple como llevar tu propia taza o botella para tomar agua o café para no utilizar vasos desechables.

En casa, puedes limpiar las ventanas con las hojas de papel que estás por tirar, llevar bolsas de tela al supermercado para no embalar tus alimentos con bolsas plásticas o de papel. Luego, documenta tu aporte y desafía a un amigo.

Con el Zero Waste Challenge se busca fomentar un estado de conciencia social orientado al uso racional de los recursos cotidianos. Ello también contribuye a la disminución en el consumo de los recursos naturales y evitar la contaminación.

El desafío de “desperdicio cero” ya está siendo asumido por algunas empresas como parte de su política de sostenibilidad y de responsabilidad con el medio ambiente para reducir la huella de carbono y el impacto ecológico de sus operaciones.

Algunas compañías incluso han implementado estrategias de reciclaje, reutilización y donación. La idea es no desechar hasta darle otro uso, lo que significa extender su utilidad o modificar sus prestaciones con el objetivo de que nada termine en el basurero.

fashioncolombia.co